Globered
Consigue tu propia página web

Esta es una pagina donde se puede encontrar todo lo referente a la BIBLIA que es la Palabra de DIOS.

0 0 0

ILUSTRACIONES DE MAYORDOMIA

Por: Pr. JOEL SANTANA GERALDO | Publicado: 07/01/2011 19:03 |




Estas son unas cuantas ilustraciones que son utiles para las disertaciones de mayordomia, o temas afines usted tome las que mas les gusten asi que disfrute de estas. 

 
EL PODER DE UN CENTAVO

Se dice que una señora se encontraba preparando un paquete que iba a enviar para la India. En ese momento se presentó un niñito de la familia, el cual tenía un centavo que quería obsequiar al pueblo de ese país. Con el centavo compró un folleto evangélico y lo puso en el interior del paquete. Este folleto llegó a las manos de uno de los jefes de Birmania, que por medio de su lectura se convirtió al evangelio. Más tarde ese jefe, después de haber experimentado lo que la religión de Jesús hace en el corazón del hombre, contó esto a sus amigos; con el resultado de que varios de ellos se convirtieron también. Más tarde se organizó una iglesia, la cual pidió que un misionero fuera enviado, y quince mil convertidos fueron el fruto de la pequeña semilla.

 

VENTAJA DE LA HONRADEZ

Un mendigo pidió una limosna al doctor Smollet, y este le dio por equivocación una moneda que tenía el valor de veintiséis pesetas. El pobre pensó que el doctor le había dado eso por equivocación y lo siguió para devolverle la moneda. Luego el doctor Smollet se la devolvió, con otra como premio por su honradez, diciéndole: “¡En qué vivienda habita la honradez!”

 

¿QUE ES MI DIEZMO?

Es más que una cantidad, o que dinero en efectivo, o que un billete o un cheque...

Es Mi inversión a favor de una sociedad mejor.

Es Mi ayuda a la juventud cristiana.

Es Mi expresión de fe en el futuro.

Es Mi demostración de buena voluntad.

Es Mi contribución para la educación cristiana.

Es Mi cooperación para sanar y educar a otros por medio de la obra misionera.

Es Mi voto para que tengamos un mundo cristiano.

Es Mi colaboración para rescatar almas perdidas y traerlas a Cristo Jesús nuestro Salvador.

Es Mi DIEZMO una cosa santa, dedicada a Dios para servir a las personas.

Por lo tanto procuraré siempre el privilegio y la oportunidad de dar mi diezmo.

 

LA CURACION DE UN COJO

El Gran Médico, valiéndose de Pedro y Juan, efectuó el saneamiento del cojo en la puerta del templo llamada la Hermosa. El hecho implicaba siete elementos que debe tener un siervo del Señor:

1. Atención, que debía asegurarse sobre sus bienhechores antes de que el cojo pudiera prepararse para lo que iba a suceder en seguida.

2. Expectación, porque pronto se puso alerta aunque solamente para recibir la caridad.

3. Dirección, porque Pedro no iba a darle ni oro ni plata sino algo completamente distinto y mejor.

4. Mandato, porque algo podía hacer el cojo de por sí: confiar en Cristo y andar.

5. Ayuda, porque la fe sin ayuda del cojo necesitaba la mano de Pedro que le proporcionara la ayuda moral y la fuerza física necesarias.

6. Curación, porque la obediencia del inválido y el poder divino convergían en la sanidad de tal manera que anduvo y brincó por primera vez en su vida.

7. Gratitud, porque lo primero que hizo después de recibir su salud fue un acto de adoración.

 

LA MEJOR OFRENDA

Un judío pobre una vez fue al templo sin cordero, ni palomas, ni harina para sacrificar. Se quedó afuera avergonzado, y oyó cantar esta parte del Salmo 51: “Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios...” Esto es lo que tenía ese judío, y entró. “Bendito seas”, dijo el venerable rabí, “son pocos los que vienen con tal ofrenda’.

 

 

ENGAÑANDOSE A SI MISMA

Cierta mujer fue a ver un fotógrafo para que la retratara. La señora se había arreglado lo mejor que había podido y la fotografía salió buena. Pero el fotógrafo se dijo “Tengo que retocar estos retratos porque si los dejo como están, esa señora no quedará contenta.” En efecto, cuando ella regresó a ver al fotógrafo para reconocer los retratos, quedó muy satisfecha: creyó que era más bonita de lo que en realidad era. Primero se engañó a sí misma; después se dejó engañar por el fotógrafo. Así son los hombres con respecto a su mayordomía: les place la desviación del diezmo de Dios, dan limosnas porque para ellos sustituye la responsabilidad con Dios, y se auto engañar con gusto diciendo que el Señor lo sabe. Dios en su Palabra dice que están destituidos de su gloria por la horrenda fealdad del pecado, y los insta a buscar la salvación de sus almas.

 

 

 

Comenta